lunes, 17 de octubre de 2011

Abrazos Super Reparadores!!!

Siempre he pensado que los abrazos son una forma de hablar sin palabras, cuando los cuerpos intercambian tibieza y los corazones entonan la misma melodia en su latir. Pero hay abrazos que nos llegan de forma diferente, no con los brazos alrededor de la espalda, son abrazos que llegan en alas del viento.
Muchas veces cuando enfrentamos diferentes situaciones en la vida y los seres humanos que comparten su espacio conmigo, me lastiman, con o sin intencion, no hace diferencia, pero cuando eso pasa le pido a mi Dios que me abrace. Y sencillamente digo:” Senor, necesito tu abrazo”. Quien lee estas lineas pensara, como puede eso ser posible. Les digo a los lectores, si es posible. 



Los abrazos de Jesús

Fue generoso con los abrazos. Muchos los experimentaron. Abrazó a niños, a mujeres, a viudas, a enfermos, a muertos incluso. Se prodigó en abrazos. Abrazó porque en aquel signo común se trasmitía a la persona el oculto abrazo del Padre. Cuando la gente era abrazada por Jesús sentía que algo de Dios pasaba a ellos. Por eso, cuando habló del Padre que persona siempre, habló de uno que acogió al pródigo con abrazos, besos y lágrimas.

Nunca se avergonzó de sus abrazos. Más aún, cuando habló de la gran fiesta del cielo la entendió como una boda donde abundan los besos, abrazos y caricias. Y cuando habló del abrazo que Dios da a los pobres lo hizo abrazando a un chiquillo.

Sin sus abrazos, su mensaje habría sido poco más que una doctrina y sus sueños poco más que una utopía inalcanzable. Pero sus brazos envolvieron todo ello de honda humanidad y por eso impactaba e impacta aún su propuesta.





1 comentario:

  1. todos necesitamos un abrazo de amigo,de hermano,de pareja,pero si es de dios nuestro paso x este mundo esta cumplido,gracias son muy bellas tus palabras sobre los abrazos...

    ResponderEliminar

Comentar no cuesta Nada Chee!!!