lunes, 31 de octubre de 2011

Debemos estar atentos ¿Tírate qué?


A los que somos padres y los que somos hijos, debemos estar atentos, vigilantes, para no dejarnos influenciar por las modas que pueden ensuciar nuestro corazón.


"¿Tírate qué? Tírate un paso". Repetir varias veces la frase, deslizarse sobre dos baldosas, coordinar brazos y piernas lo más armónicamente posible y volver a empezar. Así hasta la infinidad. Te acabás de convertir, más o menos, en un wachiturro. Al menos esa ha sido la fórmula que le hizo probar los almíbares del éxito al grupo de adolescentes porteños que ahora reclaman los shows bailables de todo el país y también miles de chicas, algunas todavía más grandes que sus integrantes, cuyas edades no superan los 20 años. 


Bajo un nombre que combina los adjetivos guachines (en referencia a su juventud) y turros (para definir su actitud), la boy band que se ufana de comprar ropa de marca para despegarse de la cumbia villera necesitó un tiempo récord para treparse al tren de la fama. Mucho, muchísimo, tuvo que ver lo pegadizo del estribillo de "Tírate un paso", la canción con la que trascendieron (en el programa Pasión de Sábado, por supuesto) y con la que mostraron su característica inconfundible: el pasito turro. De hecho, cinco de los seis miembros (también hay un DJ) están sólo para ejecutarlo, mientras el cantante canta estrofas como: "tenés la cola grande y estás pa’ comerte, muévelo, muévelo, mueve el cachete". No muy profundas, claro está, pero suficientes para que en tres meses hayan brotado, fértiles, fervorosos clubes de fans, decenas de grupos que los reverencian en Facebook y otros tantos videos en YouTube.


El subidón de los Wachiturros fue precoz. Aún así, desde mayo, cuando Hernán Caire los presentó por primera vez, la banda se ha dado tiempo para protagonizar culebrones y enemistades internas. Con víctima incluida. Simón Samuel Gaete -hasta hace poco la cara visible de los que algunos definen como los Backstreet Boys tropicales, por las coreografías y el marketing intrépido- se separó de sus compañeros y comenzó a realizar presentaciones individuales. ¿La razón? Se habla de envidia de los bailarines al cantante, ya que el adolescente de 14 años era el más requerido por las wachiturras. El grupo no se demoró en dar explicaciones y adoptó a un nuevo frontman: Mc Caquito. (paralos que no saben "caco"
es ladron.


Los Wachiturros dan para más. Al pasito propio le añaden la moda personal, que se basa fundamentalmente en tirar chapa (exhibirse) con ropa y accesorios de marca. Pululan en sus videos los suéters a rombos, las llantas (zapatillas) Nike con cámara, las gorritas Lacoste y las camisas Kevingston. "Para ser wachiturro hay que tener mosca (plata) y comprar en shoppings. 


Eso no es de maracas (afeminados); somos bien hombres", instruyó en una entrevista reciente el expatriado Simón. Los piercings en el entrecejo son otra marca distintiva, pero es curiosamente particular el corte de pelo que los unifica: prolijo y con una cresta que, en general, está teñida de amarillo. 


En su idilio de cumbia y reggaeton, los Wachiturros no han podido evitar las críticas y las cargadas, como las que les sugieren, reversionando su hit, que se tiren a un pozo. Otros sencillamente se hacen la pregunta que quizás se hayan cuestionado alguna vez los propios cumbieros: ¿hasta cuándo permanecerán? ¿Tírate qué? .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar no cuesta Nada Chee!!!