viernes, 7 de octubre de 2011

Frases Argentinas

“Yo, Argentino”
Es un modismo propio de la Argentina, en el que el interlocutor que lo pronuncia declara no involucrarse en cuestiones de principios, al estar en juego otros intereses de tipo más tangible o inmediato. Enunciado siempre en primera persona, se lo utiliza usualmente como sinónimo de yo no me meto, o bien con un significado cercano al de no me hago responsable, ya sea de un acontecimiento sucedido o por suceder.


“Si te digo, te miento”, una frase bien argentina que implica que el que habla no sabe sobre el tema. En vez de decir “no se” o “desconozco” es común decir que no te lo digo, porque si te digo te miento. Raro, ¿no?

“Dormí sin frazada”
“Dormí sin frazada” es una frase que se dice bastante en Argentina como para invitar a alguien a quedarse tranquilo. Aunque es probable que si alguien te dice eso, termines con complicaciones!

- Pero… ¿me vas a entregar a tiempo?
- Claro, papá. Dormí sin frazada.

Y vos, ¿dormís sin frazada?


El día que llueva sopa me va a agarrar con un tenedor en la mano…
Una frase muy común, para personas que siempre dejan pasar las oportunidades que le tocan. Bien argentino, un país lleno de oportunidades, que una y otra vez tropieza con la misma piedra.


“Tampoco es la última Coca-Cola del desierto!”
“Tampoco es la última Coca-Cola del desierto” es una forma simpática de decir que alguien es bueno, pero no irremplazable.

Qué darías a cambio de la última Coca-Cola si estás en el desierto? Cualquier cosa?


Lo atamos con Alambre
La frase “lo atamos con alambre” remite a la supuesta capacidad de los argentinos de resolver complicaciones con pocos recursos. 

“Lo que mata es la humedad”

Nuestras abuelas tenían razón, y la ciencia no hace más que reafirmar que lo importante no es lo que marca el termómetro, sino la forma en que percibimos la sensación de calor o de frío. La sensación térmica es una variable sufrida por muchos y comprendida por pocos. Lo que mata, señores, no es la temperatura, es la humedad.
Y esa frase es repetida hasta el hartazgo por tacheros, compañeros de trabajo y vecinos en el ascensor. Normalmente le sigue a “que calor, no?”.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar no cuesta Nada Chee!!!